Nada volverá a ser como antes...

​¿Te gusta lo desconocido? ¿te sientes bien cuando no controlas lo que puede pasar? ¿te motivan los cambios fuertes? ¿te manejas bien con la incertidumbre, la ansiedad, o con esa mordida en el estómago con la que te acuestas y te levantas?...

Pues déjame que te diga que si tu respuesta es un NO, no te preocupes más de lo que ya estás, ni te castigues, ni te lo recrimines constantemente porque crees que eres incapaz de salir de ese estado, ni pienses que nunca lo harás, o que tú eres menos que otros porque seguro que a tu vecino, amigo, o familiar, no les pasa igual que a ti... porque ellos seguro que lo solucionarían fácilmente y sin tanto sufrimiento.

El 95% de las personas evitan los cambios bruscos en su vida, porque lo misterioso, desconocido y "oscuro", nos resulta amenazante y sobre todo doloroso. Por eso preferimos la permanencia en lo conocido y "seguro", es lo más cómodo y práctico, además de resultar mucho más sencillo.

Los cambios bruscos y significativos implican superar un triple duelo...                              

Para poder enfrentarnos a un cambio es necesario seguir una secuencia de temporal de 3 elementos. Supongo que estarás cansado de oír lo de... ¡¡si pensaras antes de actuar no te pasaría esto!!, pero se les olvida el primer elemento. Es una secuencia de 3, por lo tanto, no funciona si se suprime o varía el orden de alguno de ellos.                                                                                                                                                               Las situaciones tienen un orden y es importante mantenerlo, porque te ayuda a situarte en el punto de partida correcto. Además tiene doble beneficio, por un lado aumenta tu capacidad de estructura mental y organización, y por otro te proporciona estabilidad emocional y física.                                                                                                                                                                                                      

      1. SENTIR                                                                                                                                                                                ¿Qué sientes cuando tienes que tomar una decisión importante que podría cambiar tu vida?                         Esta es nuestra parte instintiva, la más emocional. Aquí es donde aparece el sentido del MIEDO, el que nos paraliza y bloquea. Miedo, ya sabes, a lo que está por venir y no conoces. Queremos controlar todas las opciones y resultados, y eso es imposible. Entonces es cuando aparece la ansiedad, el sufrimiento, y una auténtica montaña rusa emocional, de la que no sabes como sobrevivirás... porque el viajecito la verdad es de todo menos agradable. Es una pelea constante de sensaciones y pensamientos que nos invaden y someten... Estoy segura de lo que sientes, porque así me ha pasado a mí.                       Sensación de descontrol, de aceleración del pulso (pensando que el corazón te va a explotar o se va a parar, que para el caso es lo mismo), de angustia vital, de una mordida o vacío en el estómago todo el día, insomnio, preocupación excesiva, de adormecimiento extremidades, agotamiento, tensión permanente, irritación, concentración escasa, temblor en los párpados, energía agotada, negatividad absoluta... la única manera de calificarlo sería... QUÉ VIAJE TAN MALO.                                                              Quédate con esto por favor... conocer y reconocer tus estados emocionales te permite romper esta rutina, te da la posibilidad de saber enfrentarte a situaciones complicadas y a cambios importantes, porque amplia tu nivel de consciencia y con ello tu libertad emocional.                                                           
      1. PENSAR                                                                                                                                                                              Ahora estamos en un nivel más sofisticado. Aquí es donde está el nivel de TOMA DE DECISIONES.               En este momento el pensamiento hace de embudo o filtro de todas nuestras emociones y sensaciones del primer nivel, empezamos a filtrar lo que nos sucede, lo que nos mueve por dentro. Aquí es donde analizamos el cambio, reflexionamos, decidimos, escogemos, arriesgamos... o nos bloqueamos y nos quedamos paralizados porque queremos controlarlo todo, y solo esperamos lo mejor de la opción escogida. Nos olvidamos de contemplar la posibilidad de equivocación, queremos la solución y el resultado perfecto, y nos negamos a contemplar un margen de error, cuando esto es algo inevitable y además forma parte del proceso. Sí, podemos equivocarnos, pero también podemos reconducir, hacer ajustes, encontrar nuevos caminos...                                 
      1. ACTUAR                                                                                                                                                                               Si quieres un cambio no te queda otra más que actuar. Tienes que tomar una decisión. Pero claro, tomar una decisión y no actuar, equivale a nada. Tienes que ser valiente e implementar, tener compromiso y ser perseverante. Porque una vez que te atrevas y lo consigas... (¡ahí si que sí!) entonces tu vida será otra... porque TÚ SERÁS OTRA PERSONA... Y NADA VOLVERÁ A SER COMO ANTES.                                                   ¿Te apetece que empecemos el viaje?, pero el ¡¡BUENO!!, el que vale la pena, el que da bienestar y libertad... ¿qué me dices? ¿cambiamos de rumbo? ;)                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       SECUENCIA : ELEMENTO 1 = SENTIR                                                        (Recuerda lo subrayado arriba)                                                                                                                             Tenemos que empezar por el principio, el primer nivel ¡¡tienes que estar preparado para poder decidir y actuar!!                                                                                                                                                     ¿Que te parece si te digo que puedes anticiparte y saber cuáles van a ser tus momentos críticos emocionales? ¿no crees que sería increíble poder saber de antemano que vas a sentir y cuáles van a ser tus puntos de dolor?... pues SÍ se puede. Todo CAMBIO tiene un ciclo compuesto de 5 FASES, cada una de ellas con sus correspondientes estados emocionales característicos (te dije en el anterior correo que no olvidaras esta frase ¿lo recuerdas?...) y conocer cada una de ellas te permite enfrentarte al CAMBIO desde otro punto de vista, es como mirarlo de frente y decirle... ok, esto es lo que hay, ahora sé por dónde vas, te conozco y voy a estar preparado esperándote, ¡VAMOS!                                                             Créeme deberías conocerlo, porque no tiene desperdicio...                                                            (y lo prometido es deuda, ahí te dejo algo más sobre mi)                                                                        https://cambiandoderumbo.com/manual-cambio/